6 mitos sobre el video de #ConMisHijosNoTeMetas sobre el Enfoque de Género

Por: Alexandra Hernández

Mientras marcha el colectivo “Con Mis Hijos No Te Metas”, por ahí circula un video con el que buscan ganar adeptos y que no tiene nada de didáctico ni educativo y que está lleno de falsedades, imprecisiones y discriminación.

En el video participan el presentador Kevin Márquez, el psiquiatra (¿?) René Flores y la comunicadora Giuliana Caccia. El sesgo discriminatorio de su interpretación de la realidad científica y social es tan fuerte que considero peligroso no aclarar algunos de los puntos más importantes que tocan en su video.

Estudio sobre genética de los “no heterosexuales” divulgado por el Dr. Huerta

Los panelistas critican un artículo publicado por el Dr. Huerta en donde hace referencia a un estudio recientemente publicado que tiene como título “La genética de la persona no heterosexual”. El Dr. René Flores critica que no se ponga la palabra “homosexual” para referirse a los no heterosexuales, sin embargo, el estudio (por fin!) se refiere a todas aquellas personas que no tenemos orientación heterosexual, sino que somos homosexuales, bisexuales o asexuales. Pareciera que los de CMHNTM son incapaces de reconocer que la orientación sexual es bastante compleja y amplia y que se define como un espectro y no categorías, lo que limita muchísimo el estudio y las conclusiones que se toman sobre la sexualidad.

Por otro lado, a pesar de que Elmer Huerta hace un trabajo importantísimo como divulgador científico y es un valioso aliado del activismo LGBTI y feminista, es peligrosísimo seguir manteniendo el discurso del gen gay o buscando las bases genéticas de la orientación sexual para darle validez como algo natural. De hecho, el mismo estudio revela que no existe tal gen gay, que muchos genes están involucrados en la orientación sexual (por lo tanto, tampoco existe el gen heterosexual) y que este estudio no tiene poder predictivo, por lo tanto la orientación sexual, como toda conducta sexual compleja, depende de muchos factores: la educación, la cultura, las hormonas, la relación con nuestro cuerpo y la genética. Esto no debe dejarnos caer en el ridículo pensamiento de que la homosexualidad se puede enseñar o forzar en los niños. Nacemos en mayor o menor medida con una tendencia bisexual, solo que a los fundamentalistas les encantaría que, debido a esa tendencia, limitemos nuestros afectos y conductas solo hacia personas del “sexo opuesto”. De hecho, eso es lo que sucede bajo el modelo sexista, homofóbico y tradicional en el que vivimos. La heterosexualidades frágil y necesita ser reforzada constantemente a través de la educación.

Cabe mencionar que el mentado psiquiatra tiene una web donde expone explícitamente sus ideas sobre la homosexualidad como patología. ¿Esto estará avalado por el Colegio Médico del Perú?

Estudio científico de revela que gran parte de los homosexuales que pasan por terapia de conversión logran “curarse” de la homosexualidad.

Aquí el psiquiatra René Flores, quiero creer que por conveniencia más que por ignorancia, elige contar la historia a medias. Robet Spitzer fue un psiquiatra que ayudó a despatologizar la homosexualidad y retirarla de los manuales diagnóstico. Y sí, efectivamente, años después,  realiza un estudio en donde encuentra que entre el 44 % y 66 % de personas homosexuales logran convertirse en heterosexuales gracias a tratamientos de conversión. Este estudio no ha podido ser replicado, y en el  después el mismo Spitzer se retracta y pide DISCULPAS por el estudio, debido a que seguía una metodología errada y acientífica. De hecho, desde el 2015 el Tribunal Supremo de los EE.UU prohibió estas terapias por constituir una forma de violencia contra las personas LGBTI, más allá de que en el video, estos voceros de CMHNTM afirmen que se ha demostrado que estas terapias no dañan a la persona.

En el colegio se quiere normalizar que los chicos no puedan “controlar” sus tendencias

Al contrario, lo que la educación sexual integral y el enfoque de género quieren enseñar es a prevenir la violencia sexual. Los de CMHNTM se enfocan en los LGBTI y se olvidan que el principal objetivo de una educación con enfoque de género es prevenir la violencia, que las personas se puedan desarrollar en un ambiente seguro y disminuir la discriminación por género. No se puede enseñar a respetar a los LGBTI sin antes decir que ser LGBTI está bien, con mayor razón si alguna de esas personas en formación será o es lesbiana, gay, bisexual o trasngénero.

De hecho, cuando se defiende agresores sexuales casi siempre se utiliza la carta biológica para justificar la violencia sexual. Ella estaba borracha o se puso minifalda y el pobrecito no se pudo controlar, porque la testosterona en los hombres o la genética los obliga a actuar, está en su “naturaleza”. ¿Quiénes son los que no se pueden controlar, entonces? Ni la testosterona ni la genética ni ninguna naturaleza hace a los XY seres sexuales descontrolados, el mandado reproductivo que utiliza CNHNTM para justificar su defensa a la familia natural es una idea desfasada, acientífica y limita el estudio de la conducta del ser humano. La reproducción no es la única función de la sexualidad, las criaturas más parecidas a nosotros tienen comportamiento sexual no reproductivo. Nuestra inteligencia está fundamentada en nuestra diversidad, también en la diversidad sexual.

Feminicidios están asociados a problemas de salud mental (psicopatía)

Según ENDES (revisión realizada por el Consorcio de Investigación Económica y Social) solo un número mínimo de feminicidas y agresores sexuales tienen patologías mentales. Esta es una mentira descarada. Esta afirmación, además, invisibiliza las otras formas en que observamos la violencia de género, que no solo pasa por el feminicidio, sino que tiene otras aristas en la violencia psicológica, social y económica.

Muchas mujeres en movimiento conservadores afirman que el feminismo no ha logrado nada, que ellas nunca se han sentido “menos” que los hombres o que nunca se han sentido acosadas en la calle. Tienen derecho a su experiencia, pero el enfoque de género tiene como evidencia la experiencia y desigualdad en la que viven muchas mujeres que difícilmente tienen una voz en medios de comunicación. Olvidan que la razón por la que tienen un espacio en política, la academia o en medios, es justamente la insistencia feminista y un esfuerzo por promover la igualdad.

La violencia machista no existe, crímenes de odio son la punta del iceberg, la mayoría de asesinatos son contra varones y nadie habla de eso.

Es cierto que la mayoría de muertes son hombres, y que estas muertes son por sicariato y delincuencia, incluso por altercados cojudos y peleas sonsas. Pero, me pregunto yo, no sé, ¿quiénes son aquellos que matan a estos hombres?, ¿no son acaso otros hombres, en su mayoría?, entonces, el análisis de género aquí tiene mucho que ver.  Además, el especial ensañamiento que existe en los asesinatos de mujeres y LGBTI da cuenta de la discriminación. No importa si son minoría, este tipo de violencia se ejerce por considerar que mujeres y LGBTI somos menos, somos de segunda categoría y no estamos en espacios de poder.

A las niñas les enseñan a convertirse en lesbianas y eso trae enfermedades más adelante.

Salvo por las enfermedades de transmisión sexual que podrían contagiarse entre lesbianas, que de hecho son menores a las que se transmiten entre heterosexuales, bisexuales y gais, no existe evidencias de que alguna enfermedad se contraiga solo por el hecho de ser lesbiana.

La atracción sexual es dinámica. Todas las personas, heterosexuales o no, se cuestionan y sienten atracción en algún momento de su vida por personas que se supone que no le gustan.

Este tipo de discursos confunden a los padres de familia, porque los convencen de que uno quiere obligar o imponer algo que no se puede obligar o imponer. Es importante que existan normas claras antidiscriminación, y políticas no tolerantes con este tipo de violencia.

Existen, en este momento, niños, niñas y adolescentes que sienten que están mal, que su vida no tiene sentido y que sufren violencia homofóbica en las escuelas. Muchos jóvenes tienen miedo de admitir su orientación sexual o vivirla libremente porque tienen miedo de que sus amigos los dejen de querer. Algunos ya se han suicidado. Hay adolescentes que creen que para mantener una relación con su enamorado deben tener relaciones sexuales a pesar de que no están seguras de hacerlo o que sus fotos desnudas están circulando por todo el colegio porque están con un chico que no sabe lo que significa cuidar la privacidad del otro. Todo esto se previene con una educación con enfoque de género.

¿Quién, en su sano juicio, podría oponerse a esto?

Matrimonio Igualitario